Los niños necesitan experimentar, por sí mismos en un entorno seguro para perfeccionar estos avances y desarrollar los músculos y las redes neuronales implicadas en ellos. En estos casos el papel del adulto debe limitarse a dejarles practicar para que sean ellos los que, siguiendo su propia maduración, maduren.

En estos aprendizajes físicos, para que las circunstancias se desarrollen sanas, la única función de los padres y madres debe ser la de no entorpecerles. No obstante, a pesar de que estén inmersos en un proceso de aurorregulación, nunca se debe olvidar que los niños pequeños para sentirse seguros y atreverse a probar nuevos movimientos, siempre necesitan saber que sus padres o cuidadores están cerca. Este tipo de hitos autorregulados se producen en procesos físicos programados en nuestra especie, tales como mamar, dormir, andar o hablar. Sin embargo, en otros tipos de aprendizajes madurativos como puedan ser el emocional o el social, la cuestión se vuelve mucho mas peliaguda.

Consejos:

  • Observemos si sufren mientras juegan. Los padres y educadores tenemos que estar atentos a los juegos de los niños para observar el estado emocional de cada uno de ellos. Si alguno da muestras de no estar a gusto o si nos percatamos de situaciones de abuso de poder, debemos intervenir para mediar y, entre todos, hallar y consensuar una solución al conflicto.
  • Si hay abuso, tratemos de mediar. Un niño acompañado y sostenido emocionalmente en situaciones de conflicto o de peligro se sentirá querido, valorado, valioso, lo que fortalecerá su autoestima y la imagen que elabore de sí mismo. Ya de adulto se convertirá en una persona que confiará en sí misma, al igual que en el pasado sus padres confiaron en él.
  • Enseñemos a solucionar sin ser agresivos. Nuestro ejemplo resulta fundamental para que los niños aprendan a gestionar sus conflictos de forma saludable. Si nuestros hijos observan cómo les defendemos de manera asertiva, ellos aprenderán a gestionar sus emociones y defenderse de forma equilibrada, sin necesidad de atacar, gritar o hacer sentir mal a los demás.
  • Resolvamos la situaciones con empatía. Un modelo sano de gestión de conflictos es aquel basado en el diálogo, la negociación, desde la empatía, la comprensión, el sosiego, la asertividad y la cooperación. Dejar de lado el antagonismo, los perjuicios y la competitividad resulta esencial para alcanzar un acuerdo respetuoso para todas las partes.
  • Defendámoslos también de otros adultos. Con frecuencia, los adultos que rodean a los niños se muestran irrespetuosos con ellos. En estos casos también es necesario que intervengamos para que nuestros hijos se sientan protegidos -desde el respeto siempre- y para evitar el ¨abuso¨ de poder ¨adquirido por ser el adulto ¨ – que se esté produciendo. Hablar  con su maestro, un pariente, un monitor, se toma imprescindible cuando detectamos un comportamiento desconsiderado o problemático por parte de un adulto hacia nuestros hijos.

 

¨Los pequeños requieren años

de práctica acompañada y supervisada por adultos¨

Lorena Rodríguez

Lorena Rodríguez, Técnica Superior en Actividades Físicas y Deportivas. Maestra con Especialidad en Educación Infantil y Educación Primaria. Coach y Experta Universitaria en Comunicación y PNL. Actualmente continúo mi formación en Psicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19,95 14,95

Círculo Rojo.

Envío incluido

19,95 14,95

Edición tapa blanda, 131 páginas.

Envío incluido

Lorena Rodríguez

Un unicornio de emociones

Círculo Rojo. Envío incluido

14.95€ 19.95€ OFERTA DISPONIBLE

Kuko es un noble y coqueto caballo. Le encanta participar en concursos de saltos, comer manzanas, que le peinen sus crines y que lo admiren. Eso le hace estar muy alegre; aunque a veces se siente un poco raro, se pone triste y se enfada rápidamente… Kuko es un caballo especial: sus crines cambian de color con cada emoción. Esto le ayuda a identificarlas. ConTina y Livi aprenderá, mediante el amor incondicional, a conocer sus sentimientos, superar sus limitaciones y creer en sí mismo. ¿Quieres conocer a Kuko y sus amigas?

Un unicornio de emociones enseña a niños y niñas a conocer sus emociones.

Lorena Rodríguez

Niños emocionalmente felices

Edición tapa blanda, 131 páginas. Envío incluido

14.95€ 19.95€ OFERTA DISPONIBLE

Los primeros años de vida del niño son cruciales para su desarrollo y bienestar emocional, ya que en este periodo son capaces de identificar, experimentar y expresar sus propias emociones.

El objetivo de este libro no es crear súper niños, sino niños emocionalmente felices, desarrollando estas capacidades potenciales y teniendo en cuenta los factores afectivo-emocionales, poniéndolas a su alcance para que puedan decidir como utilizarlas con total normalidad.

Aquí, los padres y madres pueden encontrar un punto de partida para entender qué son las emociones y su importancia en el desarrollo, crecimiento y maduración de sus hijos. Como agentes activos en la educación y en el desarrollo integral de los niños y niñas, os invito a la reflexión personal tomando conciencia de la importancia de las emociones.

Las emociones no son buenas ni malas, simplemente son, están ahí… conociéndolas y aceptándolas, mucho mejor estará nuestro corazón.

1. DATOS DE ENVÍO

2. MÉTODO DE PAGO

  • SSL Compra 100% segura
    Cargando...
    Cargando...
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación