Una de las dificultades en  los que tarde o temprano tenemos que enfrentarnos padres, madres y educadores,  son las rabietas de los niños. Aparecen  alrededor de los dos años, aunque suelen ser más notables entre los tres y cuatro años, y en muchos casos se extienden hasta los siete. Se trata de una etapa emocional crítica  del desarrollo infantil con la que tenemos que ¨lidiar¨.

 

¿Porqué los niños tienen rabietas?

Es una respuesta a una emoción, las rabietas son la forma que tiene el niño de expresar su ira o enfado. Lo que sucede es que a partir de los dos años el pequeño empieza a ser consciente de su autonomía y quiere disfrutar de su independencia. Sin embargo, cuando no puede lograrlo porque aún no ha desarrollado las habilidades suficientes, se frustra y se enfada. Sencillamente, como aún no tiene un gran control emocional, porque su corteza prefrontal, es la encargada de regular las emociones y todavía es inmadura, por lo tanto es normal que exprese su enfado y frustración de forma muy básica y “estalle” como si fuera un globo después de soplar y soplar.

El niño a esta edad ya es capaz de establecer relaciones causa-efecto y sacar sus propias conclusiones, también se da cuenta que, con una rabieta logra lo que desea y la asuma como una estrategia para alcanzar sus propósitos. Por eso, es importante que los padres comprendan que las rabietas de sus hijos forman parte de su desarrollo natural, y que son respuestas a emociones que sienten, pero… ¡ojo!, también es fundamental que tomemos las riendas en el asunto y le pongamos límites o ¨cotos¨ a estos comportamientos apenas aparezcan.

Obviamente, no es una tarea sencilla ya que requiere mucha constancia y, sobre todo, paciencia y cumplimiento de palabra. Existen técnicas muy fáciles que nos pueden ayudar a lidiar con las rabietas de nuestros hijos, alumnos y a enseñarle a manejar las riendas de sus emociones. Una de estas técnicas es la caja de la rabia.

 

La caja de la rabia: ¿Qué es?

La caja de la rabia es una técnica diseñada por la psicóloga española Marina Martín que está basada en el cuento infantil “Vaya Rabieta”, de la escritora francesa Mireille d´Allancé.

La historia muestra a Roberto, un niño que tiene un mal día ya que recibe varias reprimendas, por lo que termina frustrándose y expresa su enfado con una gran rabieta.

En el cuento, la rabieta se ilustra como un gran monstruo que sale del niño y que controla todos sus actos, destruyendo todo lo que encuentra a su paso. Sin embargo, cuando Roberto se ¨da cuenta¨ del daño que está provocando, decide arreglar todo lo que destruyó. Así, a medida que va arreglando las cosas, el monstruo se va haciendo cada vez más pequeño hasta que es tan pequeñito que Roberto lo encierra dentro de una caja para no dejarlo salir nunca más.

Esta es precisamente la idea central sobre la que se basa la caja de la rabia, una técnica perfecta para enseñarles a los niños a ser conscientes de sus propias emociones, reconocer el impacto que tienen sobre los demás y aprender a regularlas, a través de las artes plásticas.

 

¿Cómo es la caja de la rabia?

¡La caja de la rabia es una técnica muy fácil!  Básicamente, cada vez que el niño tiene una rabieta o se siente frustrado debe plasmar su enfado en un dibujo libre, una estrategia que le permitirá canalizar sus emociones, relajar las tensiones acumuladas y aliviar la frustración – los que me conocéis sabéis lo que me gusta el color, temperas, rotuladores, crayones, tizas acuarelas… plasmar lo que siento aquí y ahora en un trozo de papel –

Al terminar el dibujo, es probable que su enfado también haya pasado. Entonces el niño debe ¨ver y contemplar¨ lo que ha dibujado para concienciar las emociones que ha plasmado en el papel, en este momento se le puede pedir que le haga “manos” y “pies” a su dibujo para que personalice a su monstruo de la rabia, lo cual hará que la técnica sea aún más divertida. A continuación debe arrugar el papel, y con él al personaje, y depositarlo en una caja con tapa para que su monstruo de la rabia no vuelva a salir.

Lo más importante de esta técnica es que el niño haga consciente sus emociones  y que aprenda a gestionarlas de forma sencilla. Esta simple estrategia le ayudará a redirigir su enfado hacia emociones que le hagan sentir bienestar, tranquilidad, calma, alegría… a la vez que le enseñará a controlar ¨sus arranques¨ de ira o agresividad.

¨Es una respuesta a una emoción por resolver. Ayúdale…¨

Lorena Rodríguez

Lorena Rodríguez, Técnica Superior en Actividades Físicas y Deportivas. Maestra con Especialidad en Educación Infantil y Educación Primaria. Coach y Experta Universitaria en Comunicación y PNL. Actualmente continúo mi formación en Psicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19,95 14,95

Círculo Rojo.

Envío incluido

19,95 14,95

Edición tapa blanda, 131 páginas.

Envío incluido

Lorena Rodríguez

Un unicornio de emociones

Círculo Rojo. Envío incluido

14.95€ 19.95€ OFERTA DISPONIBLE

Kuko es un noble y coqueto caballo. Le encanta participar en concursos de saltos, comer manzanas, que le peinen sus crines y que lo admiren. Eso le hace estar muy alegre; aunque a veces se siente un poco raro, se pone triste y se enfada rápidamente… Kuko es un caballo especial: sus crines cambian de color con cada emoción. Esto le ayuda a identificarlas. ConTina y Livi aprenderá, mediante el amor incondicional, a conocer sus sentimientos, superar sus limitaciones y creer en sí mismo. ¿Quieres conocer a Kuko y sus amigas?

Un unicornio de emociones enseña a niños y niñas a conocer sus emociones.

Lorena Rodríguez

Niños emocionalmente felices

Edición tapa blanda, 131 páginas. Envío incluido

14.95€ 19.95€ OFERTA DISPONIBLE

Los primeros años de vida del niño son cruciales para su desarrollo y bienestar emocional, ya que en este periodo son capaces de identificar, experimentar y expresar sus propias emociones.

El objetivo de este libro no es crear súper niños, sino niños emocionalmente felices, desarrollando estas capacidades potenciales y teniendo en cuenta los factores afectivo-emocionales, poniéndolas a su alcance para que puedan decidir como utilizarlas con total normalidad.

Aquí, los padres y madres pueden encontrar un punto de partida para entender qué son las emociones y su importancia en el desarrollo, crecimiento y maduración de sus hijos. Como agentes activos en la educación y en el desarrollo integral de los niños y niñas, os invito a la reflexión personal tomando conciencia de la importancia de las emociones.

Las emociones no son buenas ni malas, simplemente son, están ahí… conociéndolas y aceptándolas, mucho mejor estará nuestro corazón.

1. DATOS DE ENVÍO

2. MÉTODO DE PAGO

  • SSL Compra 100% segura
    Cargando...
    Cargando...
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación