Para muchos de nosotros, y también para nuestros niños,  el cerebro y el alma, es un tipo de ¨bodega¨ que guardamos sentimientos y emociones, ya que no hacemos un revisión constante de ello y por lo general  por la rutina diaria vamos acumulando mucho de esto. Con el paso del tiempo, obviamente esto nos afecta consciente o inconscientemente a nuestras vidas.

Es necesario ¨deshacernos¨ de toda esta ebullición emocional negativa que bloquea y no nos permite avanzar  lo que el día a día, tiene para nosotros. Como dice el profesor de neurociencia en la Universidad del Sur de California: Antonio Damasio, las emociones y sentimientos, no solo determinan tu estado de ánimo, sino que también tienen la capacidad de influir en nuestras decisiones y por consiguiente en nuestro estilo de vida.

Revisa que nada de esto esté presente en tu día, y si está, asegúrate de buscar las soluciones para dejar de lado toda esta ¨toxicidad¨. A continuación, éstas son las quince emociones que influyen negativamente en nuestro intento por ser la mejor versión de nosotros mismos y también en nuestros niños.

  • Ansiedad: Es la emoción que aparece cuando sientes que se acerca una amenaza o consideras y visualizas el mundo y el futuro de una manera negativa, y en consecuencia intentas y te preparas para hacerle frente. Todo se basa en los pensamientos que tenemos. No te ¨contamines¨ con todo aquello que no nos sirve, aprende a descartar estos pensamientos que ¨no nos sirven¨ para avanzar. y mejorar. Concéntrate en las cosas importantes, que así multiplicaran tu energía.
  • Angustia: Es normal, que lo que nos cause algún tipo de dolor, nos sintamos mal. Lo importante es que lo atravesemos y lo superemos, porque si no nos resonará la voz de la angustia, la agonía, la ausencia de salida, el temor, el apremio… Recuerda que de todo lo que nos pasa, aún del dolor, podemos transformarlo en un aprendizaje.
  • Insatisfacción: Cuando es ocasional, la insatisfacción es positiva y te lleva a mejorar. Cuando es crónica, nos es desfavorable y nos conduce al perfeccionismo, te hace tener un enfoque negativo sobre del cumplimiento de tus sueños y nos va a impedir disfrutar el camino.
  • Apego: Se sufre apego emocional, cuyas estimas han sido tan manipuladas que no pueden quererse a sí mismo como seres enteramente completos y aptos para alcanzar todo lo que uno se propone. Para ¨todo¨ depende de alguien más, por lo general de una persona, situación o condición y por lo general lleva a la co-dependencia
  • Enojo: Sentirlo es algo normal. Cuando se canaliza de manera ganadora nos hace seguir adelante y nos hace superar los obstáculos. Cuando lo ¨usamos¨ negativamente, se convierte de cierta manera en violencia y repercute en muchas personas ajenas a lo que sucedió y desencadenante de este enojo son las que pagan las consecuencias.
  • Envidia: Quien sufre de esta emoción, padece esta emoción tóxica, vive amargada, sufre, porque no soporta, ni tolera que al otro le vaya bien y hace de la creencia, que ¨nunca voy a llegar¨ a lo que el otro tiene. Cuando sepas que puedes tener lo que quieres, tu salud, tu familia, tus cosas… vas a creer con mayor seguridad de tus capacidades y nadie jamás te despertará envidia.
  • Miedos: es normal tener miedo, sin embargo cuando ante una situación, imaginémonos en lo peor habremos entrado en una situación de miedo. El miedo hace moverte en la dirección contraria a la que te conviene ir. El miedo nos ¨paraliza y nos atasca¨.
  • Vergüenza: Por lo general, cuando una persona se siente objeto de burla, esta persona cree que es inferior…. Así nace esa emoción. La vergüenza no tiene nada que ver con capacidad, talento, potencial y coeficiente intelectual, sino con sentir directamente que somos inadecuados, que no somos aptos.
  • Depresión: Todos podemos tener nuestros días, (nos debemos permitir el lujo también de reconocer estos sentimientos para poder gestionarlos), un ¨bajón¨ es momentáneo, dura unos días o unas horas, y es normal. Sentirse triste siempre y constantemente es una emoción de las que llamo tóxica y que nos contamina. Una persona depresiva se siente culpable y a su vez victima de todo. La depresión es la ausencia de un sueño, de una meta, de un propósito.
  • Frustración: Es cuando pensamos tanto en lo que hemos pasado, revisándolo mil veces en nuestra memoria que perdemos la esperanza y nos cuesta pensar que algún día lo lograremos. Detrás de todo niño y persona enfadada, hay un ser frustrado. La frustración es un sentimiento de decepción y que aparece ante un deseo no cumplido o una necesidad no satisfecha.
  • Duelo: Es muy preciso e importante cuidar nuestro interior de manera que, en el momento del dolor tener la fuerza necesaria para superarlo y no permanecer allí evitando que se convierta en una emoción más bien negativa. Toda pérdida del pasado, comparto con vosotros, es encerrarte, y se transforma en un peso que no te deja levantar el vuelo. Emoción que no te deja centrarte y avanzar, asique el dolor no es problema, el problema son las emociones ¨no curadas¨, las perdidas físicas o emocionales, separaciones… desprendimientos en todo el sentido de la palabra.
  • Llanto: No hay nada malo en expresar nuestro dolor, quizás algunos lo expresen más y otros menos, si nos aferramos a él, se convierte en un castigo que nos imponemos a nosotros mismos y el llanto no es una respuesta, es una conducta que no te da soluciones a los conflictos que tienes, por llorar no vas a lograr nada en la vida, por llorar no vas a solucionar el problema grade que tienes. Claro que el llanto hace desahogarnos y es sano, pero el problema y la dificultad sigue y avanza… hay quienes utilizan las lagrimas para manipular… pero eso más adelante.
  • Las culpas: Algunos ejemplos de personas afectadas por la culpa son las que son las que se siente permanentemente en deuda con algo o con alguien, voluntariamente se quedan a mitad de camino y no logran sus metas por no sentirse merecedores de éxito.
  • Rechazo: La ¨toxicidad¨ del rechazo no tiene que ver con todo lo que hacemos para obtener la aceptación, una necesidad digna de todo ser humano, pero mal buscada. Buscamos constantemente la aceptación en el ¨afuera¨ y el rechazo esta en nuestro interior. Cuando una persona se siente rechazada no puede disfrutar en lo absoluto de nada de lo que posee, porque solo se concentrará en si es querida, felicitada, validada o no. –La acepción, el valor NO puede dártelo la gente, TU mismo tienes que dártelo – ¨ Enseñemos a nuestros niños y niñas a aceptarse, a valorarse y a CREER en ellos¨
  • Celos: Se dan por miedo a perder algo, hay gente que tienen miedo a perder porque ellos mismos no se dan permiso para tener. No eres pertenencia de nadie, ni nadie te pertenece, es tu decisión liberarte y como salir de estas emociones desfavorecedoras que tengas en tu día. Recuerda que, debemos sonreír, valorar y abrazar nuestra vida.

 

¨No permitas que nadie marque tu corazón¨

 

 

Lorena Rodríguez

Lorena Rodríguez, Técnica Superior en Actividades Físicas y Deportivas. Maestra con Especialidad en Educación Infantil y Educación Primaria. Coach y Experta Universitaria en Comunicación y PNL. Actualmente continúo mi formación en Psicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorena Rodríguez

Niños emocionalmente felices

Edición tapa blanda, 131 páginas. Envío incluido

19.95€ 24€ OFERTA DISPONIBLE

Los primeros años de vida del niño son cruciales para su desarrollo y bienestar emocional, ya que en este periodo son capaces de identificar, experimentar y expresar sus propias emociones.

El objetivo de este libro no es crear súper niños, sino niños emocionalmente felices, desarrollando estas capacidades potenciales y teniendo en cuenta los factores afectivo-emocionales, poniéndolas a su alcance para que puedan decidir como utilizarlas con total normalidad.

Aquí, los padres y madres pueden encontrar un punto de partida para entender qué son las emociones y su importancia en el desarrollo, crecimiento y maduración de sus hijos. Como agentes activos en la educación y en el desarrollo integral de los niños y niñas, os invito a la reflexión personal tomando conciencia de la importancia de las emociones.

Las emociones no son buenas ni malas, simplemente son, están ahí… conociéndolas y aceptándolas, mucho mejor estará nuestro corazón.

1. DATOS DE ENVÍO

2. MÉTODO DE PAGO

  • SSL Compra 100% segura
    Cargando...
    Cargando...
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación