¿Porque los niños se estresan?

Son un conjunto de reacciones, tanto a nivel biológico como psicológico que se producen por ciertas situaciones que el niño no puede controlar, alterando su equilibrio emocional y general.

La infancia es un período que se caracteriza por cambios, adaptaciones; los niños deben hacer frente a esas nuevas situaciones para poder superar las transiciones de una etapa a otra; y son precisamente esos factores o situaciones que producen ansiedad, intranquilidad, hiperactividad y tensión, llevándolos a comportarse de una manera distinta a la habitual.

Los factores de los que va a depender cada reacción  del niño frente al estrés:

Estímulos que están estresando al niño, la percepción que tiene el niño ante estos efectos o estímulos que le causan estrés, es decir tal vez no se siente capaz de enfrentarlos o cree en la capacidad de controlar lo que siente ante algún factor estresante, el comportamiento del niño ante situaciones estresantes y el impacto que tiene sobre su desempeño escolar, relaciones sociales, familiares, salud física y emocional.

 

Situaciones que estresan a los niños:

* Estresores dentro del ámbito familiar: Divorcio o separación de los padres, duelo de uno o ambos padres, maltrato físico por parte de los padres, abusos sexuales en el hogar, el nacimiento de un nuevo integrante en la familia, recordad que el duelo también se produce cuando se termina una relación y el niño queda en el medio de los padres, como un tira y afloja, sin llevar a cabo la gestión de esa pérdida d lazos familiares. etc.

*Estresores en el ámbito escolar: El cambio a nivel escolar afecta su rendimiento académico, un exámen en el colegio, hablar en público u olvidar hacer una tarea o trabajo, ser molestado por niños mayores, terminar sus trabajos más tarde que los demás, ser ridiculizado en clase, cambio de aula o escuela y llegar tarde al colegio, son algunas de las circunstancias por las que el niño pasa y los adultos no le damos ningún tipo de importancia

* Estresores en el ambiente social: El ritmo de vida tan acelerado y cambiante que llevamos, ir deprisa y corriendo, muchas actividades sin periodos de descanso, ir a consultas médica o al hospital, perder o romper  cosas, ser diferente (en algún aspecto).

 

¿Cómo reacciona un niño ante el estrés?

Cada niño es diferente por lo tanto reacciona de distinta manera ante el estrés; así también los síntomas que el niño presente como respuesta ante éste, varían de acuerdo al entorno  y apoyo y entendimiento existente familiar y escolar. A continuación tenéis los síntomas y alertas  emocionales y de conducta:

 

 

Sensibilidad

 

Temor innecesario.

Están preocupados innecesariamente

 

Tienen poca confianza en sí mismos

 

TristezaAnsiedad

 

Indiferencia

 

Tienden a postergar sus deberes.

 

Despistados

Se siente preocupado.

 

Presentan bajo rendimiento escolar

 

Son exigentes y desafiantes.

Irritabilidad.

 

Su temperamento se exalta, molestan a otros niños.

 

Llamadas de atención

 

Lloran sin causa alguna

 

Sudor en las palmas de las manos

 

Dolores de cabeza y de estómago
Se retuercen el cabello, se muerden las uñasPerturbación del sueño, tienen pesadillas. Problemas para dormir

 

Molestia estomacal

 

Disminución del apetito

 

Miedos que pueden ser nuevos o recurrentes

 

No quiere estar solo, se aferra a sus padres

 

Comportamiento repentino y agresivo

 

A veces mojan  la cama, por primera vez o de manera recurrente

 

Puede presentar regresiones, es decir comportamientos típicos de etapas anteriores del desarrollo

 

¿Cómo puedo ayudar a un niño si está estresado?

Los padres tenemos una gran ventaja ante situaciones como esta, nosotros somos quienes conocemos mejor a nuestros hijos e incluso podemos saber en algunas ocasiones como va a reaccionar ante un factor estresor, y también como no nosotros como docentes mediante la observación y el desarrollo de sus competencias en sus relaciones con los compañeros, sus  habilidades sociales y emocionales, demuestran en el aula su conducta y comportamientos ante las diferentes situaciones, como en las rutinas y las diferentes actividades llevadas a cabo en el aula, por lo tanto debemos informarnos para saber orientarlos sobre la manera más saludable de enfrentar la situación.

 Algunos de mis consejos son:

Hacerle sentir al niño y demostrarle que está seguro en casa, y como no, en el aula y sus espacios, ser tolerantes y enseñarlos a que lo sean ante las personas y situaciones que les causen frustración.

Como agentes educativos, y como padres, madres, si tenemos esta responsabilidad,  tenemos que provocar que el niño sea más abierto y comunicativo, así podrán expresar más fácilmente y con mayor libertad sus sentimientos, preocupaciones y miedos. Tenemos que generar siempre una ambiente de cariño, escucha y confianza, para que el niño ¨nos sientan¨ a su lado.

Es muy importante enseñar a los niños a ser asertivos, es decir saber decir No ante determinadas situaciones y por supuesto a que confíe en los demás (maestros, familiares, amigos y personas de su entorno más cercano) para así,  pedir ayuda.

Recordar!… escucharlos sin crítica y sin hacer juicios verbales, procurando siempre estar cerca de nuestros alumnos e hijos para conversar  con ellos tranquilamente.

Debemos ayudar a nuestros niños a que su autoestima crezca a través de la demostración de amor incondicional y al involucrarlo y participar con el, en tareas que lo hagan sentir feliz, contento, vivenciar experiencias de ¨satisfacción placentera¨. Estar al tanto de que realicen sus tareas y actividades pero también de que tengan momentos de descanso y relajación.

Debemos poner mucho cuidado ante los signos de estrés no resuelto en el niño.

Si detectamos que a pesar de que hemos estado al pendiente del niño, la comunicación con las familias es continua y la conducta del niños no mejora ni en casa ni en el aula y  los signos de estrés no disminuyen ni desaparecen en un período prolongado de tiempo, entonces no debemos esperar al «Luego se le pasará», busquemos asesoramiento del equipo de orientación  del centro educativo.

Podemos ayudar al niño a controlar su estrés…

Lo primero hablar con sus padres de sus problemas (niño-familia) y si no es posible, con alguien en quien pueda confiar. Aprendiendo a quererse y a respetarse.

Relajándose: Puede conseguirlo al escuchar música suave, dándose un baño con agua caliente, cerrando los ojos y respirando profunda y lentamente o incluso practicar técnicas de mindfulness.

Tomarse un tiempo para estar solo o dedicar unos minutos para a disfrutar de su actividad favorita: leer, pintar, tocar algún instrumento, practicar su deporte favorito, bailar…

Muy importante, fijándose metas realistas y llevar a cabo sus actividades lo mejor que pueda, recordando siempre que nadie es perfecto y que mejoraremos día a día.

En el aula hacer actividades como el «El Frasco de la Calma», una forma efectiva para estar más tranquilos, siendo conscientes del aquí y ahora.

                                                              ¨Cariño y un… te quiero¨

 

 

 

 

Referencias

Achenbach, T. M., McConaughy, S. M. y Howell, C. T. (1987). Child/adolescent behavior and emotional problems: Implications of crossinformant correlations for situational specificity. Psychological Bulletin, 101, 213–232.
Adam, E. K., Klimes-Dougan, B. y Gunnar, M. (2006). Social regulation of stress physiology in infancy, childhood and adulthood: Implications for mental health and education. En D. Coch, G. Dawson y K. Fischer, Human Behavior and the Developing Brain: Atypical Development. New York: Guilford Press.
Barrett, S. y Heubeck, B. G. (2000). Relationships between school hassles and uplifts and anxiety and conduct problems in grades 3 and 4. Journal of Applied. Developmental Psychology, 21, 537-554.
Rodríguez, L (2017). Niños emocionalmente felices. Actividades para el aula. www.niñosfelices.es
del Barrio, M. V. (1997). Estresores infantiles y afrontamiento. En M. I. Hombrados (Coord.), Estrés y Salud (pp. 351-378). Valencia: Promolibro.
Martínez, A. M. (2005). Salud física. En L. Ezpeleta (Ed.), Factores de riesgo en psicopatología del desarrollo (pp. 177-202). Barcelona: Masson.

 

Lorena Rodríguez

Lorena Rodríguez, Técnica Superior en Actividades Físicas y Deportivas. Maestra con Especialidad en Educación Infantil y Educación Primaria. Coach y Experta Universitaria en Comunicación y PNL. Actualmente continúo mi formación en Psicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorena Rodríguez

Universo de Emociones

Cuaderno de trabajo

14,90 DISPONIBLE

Un cuaderno de trabajo para identificar, conocer y gestionar las emociones, para desarrollar y potenciar las competencias básicas educativas a través de las Inteligencias Múltiples.

Si eres docente y quieres trabajar la educación emocional en el aula, envia un correo a info@niñosfelices.es 🙂

Lorena Rodríguez

A unicorn of emotions

Círculo Rojo. Edición tapa blanda, inglés.

8,95 DISPONIBLE

Kuko es un noble y coqueto caballo. Le encanta participar en concursos de saltos, comer manzanas, que le peinen sus crines y que lo admiren. Eso le hace estar muy alegre; aunque a veces se siente un poco raro, se pone triste y se enfada rápidamente… Kuko es un caballo especial: sus crines cambian de color con cada emoción. Esto le ayuda a identificarlas. ConTina y Livi aprenderá, mediante el amor incondicional, a conocer sus sentimientos, superar sus limitaciones y creer en sí mismo. ¿Quieres conocer a Kuko y sus amigas?

Un unicornio de emociones enseña a niños y niñas a conocer sus emociones.

Lorena Rodríguez

Un unicornio de emociones

Círculo Rojo. Edición tapa dura.

10,90 DISPONIBLE

Kuko es un noble y coqueto caballo. Le encanta participar en concursos de saltos, comer manzanas, que le peinen sus crines y que lo admiren. Eso le hace estar muy alegre; aunque a veces se siente un poco raro, se pone triste y se enfada rápidamente… Kuko es un caballo especial: sus crines cambian de color con cada emoción. Esto le ayuda a identificarlas. ConTina y Livi aprenderá, mediante el amor incondicional, a conocer sus sentimientos, superar sus limitaciones y creer en sí mismo. ¿Quieres conocer a Kuko y sus amigas?

Un unicornio de emociones enseña a niños y niñas a conocer sus emociones.

Lorena Rodríguez

Niños emocionalmente felices

Círculo Rojo. Edición tapa blanda, 131 páginas.

14,95 19,95 OFERTA DISPONIBLE

Los primeros años de vida del niño son cruciales para su desarrollo y bienestar emocional, ya que en este periodo son capaces de identificar, experimentar y expresar sus propias emociones.

El objetivo de este libro no es crear súper niños, sino niños emocionalmente felices, desarrollando estas capacidades potenciales y teniendo en cuenta los factores afectivo-emocionales, poniéndolas a su alcance para que puedan decidir como utilizarlas con total normalidad.

Aquí, los padres y madres pueden encontrar un punto de partida para entender qué son las emociones y su importancia en el desarrollo, crecimiento y maduración de sus hijos. Como agentes activos en la educación y en el desarrollo integral de los niños y niñas, os invito a la reflexión personal tomando conciencia de la importancia de las emociones.

Las emociones no son buenas ni malas, simplemente son, están ahí… conociéndolas y aceptándolas, mucho mejor estará nuestro corazón.

1. DATOS DE ENVÍO

2. MÉTODO DE PAGO

  • SSL Compra 100% segura
    Cargando...
    Cargando...
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación